Cientos de migrantes cubanos permanecen en la frontera entre Costa Rica y Nicaragua después de ser deportados por autoridades nicaragüenses que los acusa de violar su soberanía al ingresar por puntos ciegos de las fronteras.

El domingo Nicaragua cerró su frontera con Costa Rica en la localidad de Piedras Blancas tras la expulsión de casi dos mil migrantes cubanos.

Horas antes Costa Rica había emitido más de 1.600 visas humanitarias para permitir que los migrantes abandonaran el país y continuaran su camino.

El ejército de Nicaragua dijo que también reforzará la vigilancia en la frontera sur del país.

Las relaciones diplomáticas entre Nicaragua y Costa Rica han sido tensas durante varios años debido a los conflictos que mantienen ambas naciones por cuestiones fronterizas.

 

Recommended for you

Load comments